INTRODUCCION

INTRODUCCIÓN: LOCALIZADA LA VENTA DONDE DON QUIJOTE FUE ARMADO CABALLERO Y EL ORIGEN DEL APELLIDO MANJAVACAS

En el año 2008, José Luis Manjavacas Morales, localizó el lugar donde estaba la venta en la que don Quijote fue armado caballero. Situada entre el camino de Alcahozo y la Laguna de Manjavacas, cerca del cruce de caminos de Toledo a Murcia, llamado Carril de los valencianos.

También el año 2008, localizó el origen del apellido Manjavacas.

Estos dos hechos, después de mucho investigar, fueron registrados en el año 2012 en su libro: DATOS HISTORICOS DE EL CUERVO, MANJAVACAS Y MOTA DEL CUERVO DE LA MANCHA SANTIAGUISTA.

Dicho libro ha sido donado a la Asociación contra el cáncer de Mota del Cuervo.

Con todos los datos que nos ofrece Don Quijote de La Mancha, he reconstruido la ruta que siguieron Don Quijote y Sancho Panza en sus dos primeras salidas.

(Capítulo II), donde dice: “mirando a todas partes por ver si descubriría algún castillo o alguna majada de pastores donde recogerse y adonde pudiese remediar su mucha necesidad, vio, no lejos del camino por donde iba, una venta, que fue como si viera una estrella”.

sábado, 11 de abril de 2015

CAPITULO III

Fatigados después de un largo día del mes de julio, don Quijote, llegó a la venta de Manjavacas al anochecer.

Por la noche después de una limitada cena, don Quijote no pudo velar sus armas en la capilla, porque estaba en ruinas y tuvo que velarlas en un patio, sobre una pila junto a un pozo. A don Quijote lo que más le fastidiaba el no verse armado caballero, esta misma noche llamo a él ventero hincándose de rodillas ante él, pidiéndole que le nombrara caballero, el ventero un poco socarrón, oyó semejantes razones cogió un libro y ayudado por un muchacho que le traía una vela, y las dos doncellas que estaban haciendo noche en la venta como testigos, el ventero comenzó fingiendo alguna oración, alzo la mano y le dio un golpe con la espada en la espalda, murmurando entre dientes como si rezara. Una de las damas le ciñó la espada, con mucha discreción y conteniéndose la risa; dijo la señora, Dios haga a vuestra merced venturoso caballero que le dé ventura en lides.

Don Quijote abrazó al ventero, y agradeciéndole a su merced por haberle armado caballero. El ventero por verle fuera de la venta, no le respondió y sin pedirle la costa le deja ir.



La venta y la ermita en ruinas, donde don Quijote no pudo velar sus armas, estaban en la dehesa, junto a la Laguna de Manjavacas.


Don Quijote en la venta de Manjavacas llamó al ventero y encerrándose con él en las caballerizas, se hinco de rodillas ante él diciéndole; No me levantare jamás de donde estoy valeros caballero, fasta que la vuestra cortesía me otorgue un don que pedirle quiero; me habéis de armar caballero, como testigos un muchacho con una vela y las dos doncellas que allí pasaban la noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario